Vila Brasil

Vila Brasil es una genuina “churrascaria” brasileña, donde funciona el sistema del rodicio, o sea, un precio fijo en el que se incluye las carnes asadas cortadas en el propio espeto por el servicio de sala en la propia mesa de los comensales, y un bufé del que servirse libremente ensaladas, guisos y guarniciones variadas. ¿Que si me ha gustado? Me ha encantado.

Vila Brasil

Nunca he sido muy partidario de los asados a la manera argentina, uruguaya  o esta misma brasileña del rodicio. Claro que yo no he tenido la fortuna de probarlos en su medio natural y mi amor por el bife de chorizo o el churrasco embadurnado de chimichurri quedaron aparcados en mi primera juventud.

En Vila Brasil las carnes son otra cosa. Y su asado también. En primer lugar el punto del asado es rosado. No concibo esas carnes tristes y grises convertidas en suelas de zapatos. En esta visita el punto y la textura, el sabor y el aroma eran sobresalientes.

Vila Brasil 2016
El corte de picanha

Me ha sorprendido (de todos los cortes probados) extraordinariamente la “picanha”, o sea, la pieza de la ternera que conocemos como tapa. El sentido del corte es transversal al que se hace en nuestro país y eso cambia mucho las sensaciones gustativas, especialmente su textura en boca. El punto de asado muy de mi gusto: churruscado por fuera y rosado en su interior. De golpe se me ha caído el mito del “sobreasado” de las carnes de la planicie gaucha. ¡Ver para creer!

Vila Brasil 2016
Piña y pieza de vacuno al espeto

La disponibilidad de carne a criterio del comensal es un valor añadido para aquellos que visitan Vila Brasil. No se dejan de servir los diferentes cortes en el pulcro espeto hasta que no se indica específicamente. Entre los acompañamientos de las carnes asadas, se dispone de piña asada, lo que me recuerda otras combinaciones similares como  los tacos al pastor de México o el cerdo con piña (hamonado) filipino.

Vila Brasil 2016
Feijoada, arroz, mandioca y batata

Pero no sería justo mencionar únicamente las carnes asadas de Vila Brasil. En la mesa que se dispone el bufé cuentan con unas deliciosas ensaladas pero yo me decanté por una “suculenta feijoada”, el guiso nacional brasileño en el que se combinan unos delicados frijoles (porotos negros) con diferentes partes de cerdo y ternera curadas en sal y/o ahumadas. La de Vila Brasil era estupenda, sabrosa pero nada pesada. En estos casos se impone repetir. Y acompañarla de mandioca y batatas asada.

POSTRES DELICIOSOS

.Un capítulo aparte merecen los postres. Para mi paladar goloso son una fiesta y como además mi madre me transmitió su pasión por el coco…

Deliciosos los tres que pude probar:

Vila Brasil 2016
Flan de leche condensada

-Un flan de leche condensada con sus hoyitos, a la manera del quesillo venezolano. Lo que para la académica Cocina Francesa es defecto en toda América es virtud. Estupendo, cremoso, nada empalagoso.

Vila Brasil 2016
Quindim

-Quindim glorioso, ese flan de yemas de huevo y coco extraordinario.

 

Vila Brasil 2016
Pudim de coco

-Pudim de coco, con una ciruela pasa a modo de topping.

En resumen, un lugar donde relajarse disfrutando de su estupenda carne asada, sus guisos y ensaladas, disfrutando de unos postres golosos.

No sé, pero cuando visito lugares como este me reconcilio con mis demonios gastronómicos y me dejo llevar por el disfrute de la comida auténtica, sin afanes de epatar a nadie pero honesta, sabrosa y sincera.

Volveré sin lugar a dudas a este estupendo rodicio a dejarme llevar por Vinicius de Moraes, Tom Jobim, Caetano Veloso… mientras saboreo sus deliciosos platos lleno de saudade por un país que todavía no conozco pero que ya extraño.

Vila Brasil

Puenteáreas, 1  28002 Madrid
Reservas: 91 510 10 20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.