La 5 con Madison

La 5 con Madison trae a mi memoria el ajetreo de esa Manhattan icónica, pletórica de vida urbana, resumida en el gran vaso desechable de café que la inmensa mayoría porta camino a la oficina, los variopintos puestos de comida callejera, los taxis amarillos que pululan raudos entre un tráfico de mil demonios, la Grand Central Terminal o la serie sobre el mundo publicitario de los años 60 “Mad Men”. Esta otra “5 con Madison”, en cambio, emplazada en un estupendo local de la Calle Concha Espina de Madrid, me trae recuerdos de sabrosos cócteles y divertida comida urbana.

Un encuentro entre blogueros para conocer La 5 con Madison, auspiciado por Javier Munárriz – álter ego de Gastrohunter- me condujo hasta un local luminoso y de diseño limpio asomado a la señorial calle de Concha Espina. No podía tener mejor excusa para disfrutar de los platos que fueron desfilando por la mesa que ocupábamos entre medias de chascarrillos y dimes y diretes del mundillo gastronómico. También aderezada por algún sesudo razonamiento sobre si lo que hace Bittor Arguinzoniz en su Asador Etxebarri es COCINA  stricto sensu (perdón por el latinajo) o la ensaladilla rusa, por excelente que sea, alcanza el marchamo de lo que la mayoría entiende por Alta Cocina.

En cualquier caso disfrutamos, como decía anteriormente, de unos platos bien ejecutados y sin complicaciones innecesarias, de más que correcta materia prima y pensados para una comida propia de la jornada laboral de mediodía o, si así se desea, más remolona y en la que disfrutar de la carta de cócteles y  bebidas  espirituosas.

La 5 con Madison 2015
Langostinos tempurizados y mayonesa de Sriracha

La ensalada César me pareció estupenda. Langostinos tempurizados con mayonesa de Sriracha para dipear. La presa ibérica a la brasa tenía ese punto rosado que tanto me gusta en el cerdo ( ¡que mueran los tonos grises de la comida viejuna!) y no deben dejar de pedir cualquiera de sus hamburguesas (me quedo con la de queso y beicon poco hecha).

La 5 con Madison
Mini hamburguesa

La carta da para bastante más-para mi próxima visita los “Macarroni and cheese”- pero descúbranlo ustedes mismos porque todo es apetecible y cuando el apetito aprieta el sandwich de pollo picante o el burrito con guacamole  parecen buenos y atractivos remedios para mitigarlo.

Finalicen con  la cheesecake o un decente batido de helado. Creerán estar en la midtown neoyorkina, bueno, ejem, en La 5 con Madison.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.